Crónica de una Traición Anunciada

Bajo una dictadura, las elecciones no pueden emplearse como instrumento un instrumento

para lograr un cambio político significativo” (Dr. Gene Sharp)

 

 

 

 

Muchos venezolanos han puesto en duda unas primarias “administradas” por el CNE y se preguntan si la maniobra no fue, justamente, para que “saliera electo” el candidato que más le convenía al régimen para los efectos de un convenio traidor.  Un venezolano que se hizo la pregunta fue el ex pre-candidato presidencial Diego Arria, quien cuestionó la participación del CNE en la escogencia del candidato presidencial de la oposición, a pesar de que él mismo se prestó para la farsa electoral de aquellas llamadas “primarias”.

 

Quien no comparte esa teoría de la manipulación del régimen a través del CEN en las llamadas “primarias” de la oposición fue, precisamente, Eric Ekvall, quien aseguró que el candidato del régimen era Pablo Pérez.  Ekvall alega que Pablo Pérez se expresaba muy bien del CNE, pero so olvida que lo mismo hacía Henrique Capriles quien llegó a asegurar en Miami, como pre-candidato, que el régimen no regalaba triunfos electorales. 

 

Lo más indicativo de los comentarios del Dr. Ekvall en tal sentido es cómo los grandes partidos “opositores”, como Acción Democrática, Copei y Un Nuevo Tiempo, estaban – según él – pujando para que el candidato fuese, justamente, el candidato que a todas luces era el que le convenía al régimen.  Es decir: ¡una verdadera conspiración generalizada en contra de nuestro país y a favor de la ocupación castro-estalinista!

 

 

“La voluntad del pueblo es la base de la autoridad del poder público; esta voluntad se expresará mediante elecciones auténticas que habrán de celebrarse

periódicamente, por sufragio universal e igual y por voto secreto u otro procedimiento equivalente que garantice la libertad del voto”

(Numeral 3ro del Artículo 21 de La Declaración Universal de los Derechos Humanos)

 

.