Crónica de una Traición Anunciada

Bajo una dictadura, las elecciones no pueden emplearse como instrumento un instrumento

para lograr un cambio político significativo” (Dr. Gene Sharp)

 

 

 

 

Eric Ekvall nos habla de la habilidad del CNE para manipular las cifras y para eso no se require, decimos nosotros, de tecnología, basta – simplemente – con anunciarlas descaradamente, porque los líderes de la oposición saldrán a legitimar el “conteo”.  Aun así, en el caso de la farsa traidora “Rosales Vs. Chávez”, en el 2006, el mismo Rosales, tal vez picado por el amor propio, alegó manipulación, como en efecto la hubo.  La manipulación de votos es una manera de fraude, pero para llegar a la determinación de tal manipulación, se requiere de la participación de personajes independientes a la conducción oficial de la oposición.  Los técnicos colocados por la entonces-Coordinadora Democrática o por lo que ahora llaman MUD, no “descubren” el chanchullo, son los catedráticos universitarios y técnicos que nada tienen que ver con organizaciones políticas quienes dan ese paso y se dan a la tarea de publicar sus descubrimientos.

 

 

“La voluntad del pueblo es la base de la autoridad del poder público; esta voluntad se expresará mediante elecciones auténticas que habrán de celebrarse

periódicamente, por sufragio universal e igual y por voto secreto u otro procedimiento equivalente que garantice la libertad del voto”

(Numeral 3ro del Artículo 21 de La Declaración Universal de los Derechos Humanos)

 

.