Crónica de una Traición Anunciada

Bajo una dictadura, las elecciones no pueden emplearse como instrumento un instrumento

para lograr un cambio político significativo” (Dr. Gene Sharp)

 

 

 

 

En las elecciones parlamentarias del año 2005, el verdadero pueblo opositor decidió no participar en aquellas farsas.  Ya veníamos de recibir un toletazo en nuestras respectivas cabezas con el fraude del Referéndum Revocatorio y decidimos no volver hacer papel de pendejos.  Esa fue, para muchos entendidos, la ÚNICA batalla política que en todos estos años logró ganar la oposición… la verdadera oposición y se logró ese triunfo sin la ayuda de “nuestros” líderes.  Esa triste y perversa matriz de opinión ha logrado que pensemos lo contrario, que fue “la madre de los errores”, porque le dejamos la Asamblea Nacional toda al chavismo.

 

No es la intención de este trabajo tocar a fondo el tema, pero es apropiado recordar que el propio régimen puso el grito en el cielo porque se dejó claro que los votos oficialistas no llegaron ni al 12%... y entre ese porcentaje tenemos que incluir a muchos opositores que no acataron la línea general de abstención.  Desde entonces, el régimen ha sido muy diligente en promocionar la participación en sus futuras farsas electorales, tal y como el Lic. Roger Vivas nos advierte en este clip y en total acuerdo con el Dr. Ekvall.

 

 

“La voluntad del pueblo es la base de la autoridad del poder público; esta voluntad se expresará mediante elecciones auténticas que habrán de celebrarse

periódicamente, por sufragio universal e igual y por voto secreto u otro procedimiento equivalente que garantice la libertad del voto”

(Numeral 3ro del Artículo 21 de La Declaración Universal de los Derechos Humanos)

 

.