Description: Description: Description: Description: http://2.bp.blogspot.com/_ZvF8TWxDpDw/S-WSA6nfLQI/AAAAAAAAAvY/VPxUvbEag_o/s400/LOGO+PARA+LOS+BLOGS.jpg

 

Bajo una dictadura, las elecciones no se pueden usar como instrumento para un cambio político significativo” – Dr. Gene Sharp

                                                                                                                                                    

Todo aquel que promueva la farsa electoral en beneficio del régimen (tal y como lo sugiere el propio Chávez) es considerado por nosotros un conchupante - un colaboracionista -,  sea por ignorancia o por traición.  Es imposible que exista un político profesional en Venezuela convencido de que se pueda combatir por esa vía y de manera efectiva, a un sistema tan infrahumano y experimentado como el castro-estalismo internacional.  Es pues nuestra misión combatir LA CONCHUPANCIA TRAIDORA en el entendido de que solo así podremos conducir al pueblo opositor a través de la resistencia cívica, activa, generalizada y sostenida.  Estamos totalmente convencidos de que es esa la estrategia adecuada, la que pone “a parir” a toda la plana mayor de una tiranía, desgastándolo y destruyéndole su gobernabilidad: no aquella (promovida por los sinvergüenzas de la MUD) que permite el contumaz Y DESCARADO fraude y la pertinaz legitimación del régimen de los Hnos. Castro en nuestro país.

 

 

A Partir de Cuatro “Escuálidos”

 

 

 

En enero del año 2009, en el famoso discurso que Chávez dio en el Campo de Carabobo, donde amenazó a toda su plana mayor con “rasparlos a toditos” si permitían que La Guarimba tomara fuerza, nos ASEGURÓ que CUATRO ESCUÁLIDOS PODÍAN EMBOCHINCHAR AL PAÍS.  Lo dijo con conocimiento de causa.  En primer lugar, porque se las vio negra cuando reventó La Guarimba el viernes 27 de febrero del año 2004.  En segundo lugar, porque él es un estudioso del “Golpe Suave” (otro nombre para la estrategia de resistencia no-violenta, de la cual La Guarimba forma parte como “la gran explosión”) y, en tercer lugar, porque él mismo la promovió como estrategia para derrocar al gobierno legítimo del Dr. Caldera, aunque la de él SÍ ERA VIOLENTA, porque suponía emular el Mayo Francés del año 68 en París.

 

El sátrapa fue “testigo de excepción” de cómo en poco más de un día, La Guarimba del año 2004 se extendió como pólvora por todo el territorio nacional de Venezuela, que hasta en el lejano pueblo de Capacho (en el estado Táchira) se guarimbeó, a través de lo que se conoce como “El Efecto Dominó”.

 

La historia nos muestra cómo a través de una guarimba, el pueblo berlinés pudo comenzar a derrumbar la ignominia del Muro de Berlín.  Tanto se obsesiona con La Guarimba, que en una visita a Venezuela, sin ton ni son, se la explicó a la presidente de Argentina, Cristina Fernández de Kirschner. 

 

Leer sobre “La Guarimba”: Capítulo 9 y Capítulo 11 del libro “Cómo se Perdió Venezuela” y sobre la estrategia de resistencia.

 

MATERIAL DE APOYO

Nuestra Propuesta de Lucha

*

El Manifiesto de La Liberación

 

*

Blog Político de Robert Alonso

 

*

Hemeroteca

 

*

Videoteca

Videos Recomendados

*

Cómo Comenzar una Revolución – La historia del Dr. Gene Sharp

 

*

La Conchupancia en el Socialismo del Siglo XXI

 

*

La Guarimba Lo Tiene Loco

 

*

La Guarimba de la Victoria

 

*

La Conchupancia en Bolivia

 

*

Advertencia de la Traición de Manuel Rosales en la farsa del año 2006

*

El Botón Amarillo en las Maquinitas de Chávez en EEUU

 

*

Chávez & Obama Advierten que Gobernarán por Decreto

 

*

Chávez & Obama Anuncian la Creación de Milicias

 

*

Las Amenazas de Castro a Venezuela

Ensayos & Artículos Recomendados

*

La Experiencia de Chile – Cap 4 de “Cómo se Perdió Venezuela”

 

*

La Guarimba – Cap 9 de “Cómo se Perdió Venezuela”

 

*

Los Paracachitos de Daktari – Cap 11 de “Cómo se Perdió Venezuela”

 

*

De la Dictadura a la Democracia – Ensayo del Dr. Gene Sharp

 

*

Estudio de la UCV sobre el Registro Electoral Permanente

 

*

Informe Técnico del Registro Electoral Permanente

 

*

Análisis de Iván Rojas sobre el Registro Electoral Permanente

 

*

El Crecimiento del Registro Electoral Permanente

 

*

La Red Telaraña – Trabajo de Roger Vivas – Parte I

 

*

La Red Telaraña – Trabajo de Roger Vivas – Parte II

 

*

La Red Telaraña – Trabajo de Roger Vivas – Parte III

 

*

La Red Telaraña – Trabajo de Roger Vivas – Parte IV

Libros Recomendados

*

Cómo se Perdió Venezuela – por Robert Alonso

 

*

Why We Are About to Lose the US to the Claw of Communism

Links Recomendados

*

Portal del 1776 Solidarity Movement

 

*

Pruebas de fraudes electorales en EEUU – Parte I

 

*

Pruebas de fraudes electorales en EEUU – Parte II

 

*

Las Máquinas de Chávez en la Elecciones Norteamericanas – Parte I

 

*

Las Máquinas de Chávez en la Elecciones Norteamericanas – Parte II

 

Pregunta al Candidato Henrique Capriles Radonski

 

“Candidato: el padrón electoral de Venezuela acusa hoy (y desde hace varios años) un registro de más de 18 millones de supuestos electores.  De usted ganar la presidencia de la república, suponemos que ese registro electoral – que ahora está celosamente guardado por los directivos del CNE – saldría a la luz pública.  Cuando el pueblo de Venezuela descubra que en él NO HABÍA MÁS DE 13 MILLONES DE ELECTORES VÁLIDOS REGISTRADOS, ¿cómo quedarán esos directivos quienes se prestaron para la farsa y el contumaz fraude? ¿Serían debidamente juzgado por haber incurrido en graves delitos electorales? En el caso de ser así, ¿cree usted que esos mismos directores del CNE estuvieran dispuestos a reconocerle su victoria el próximo 7 de octubre (de 2012), a sabiendas de que al destaparse la olla quedarán al descubierto como criminales y traidores a la patria… y terminarían tras las rejas?”

 

 

 La Libertad es costosa.  Debemos estar dispuestos a pagar su alto precio…

o a acostumbrarnos a vivir sin ella.”

                

                                                                                                                                                                                                                                          José Martí