Crónica de una Traición Anunciada

Bajo una dictadura, las elecciones no pueden emplearse como instrumento un instrumento

para lograr un cambio político significativo” (Dr. Gene Sharp)

 

 

 

 

No pocos venezolanos consideran que estamos ante una traición, no ante la posibilidad de un fraude;  que estamos frente a un convenio entre las partes, es decir: entre una falsa oposición (o una oposición malvada) y el régimen de los Hnos. Castro en Venezuela.   Aquellos que así piensan, les es prácticamente imposible aceptar que Henrique Capriles no esté al tanto de estos acuerdos traidores, por lo tanto, lo tildan de ser el traidor principal.

 

Ekvall advierte del peligro de la generalización, en el supuesto de haber un acuerdo por debajo de la “mesa de la unidad” y el régimen.  Para él tal acuerdo no existe, aunque sí nos comenta que desde hace – por lo menos – diez años, el régimen ha venido presionando, manipulando, extorsionando, amenazando y “comprando conciencia” dentro de lo que conocemos como la oposición, donde pareciera que no son todos los que están ni están todos los que son.  El resultado de este plan macabro del régimen ha sido una tremenda división entre las filas opositoras o supuestamente-opositoras, al punto de no saberse quién es quién y de haberse generado una gran desconfianza entre los líderes opositores, donde no se sabe – según Ekvall – quienes son los que están vendidos.

 

Así las cosas, el escenario que ya se pintaba gris, se pudiera tornar negro tinto.  Ahora podríamos pensar que no se puede asegurar si quienes manejan a Capriles, firman acuerdos en su nombre y negocian con el régimen, forman parte de ese “clan” contaminado por el enemigo durante esos diez años o más de perversa manipulación.

 

“La voluntad del pueblo es la base de la autoridad del poder público; esta voluntad se expresará mediante elecciones auténticas que habrán de celebrarse

periódicamente, por sufragio universal e igual y por voto secreto u otro procedimiento equivalente que garantice la libertad del voto”

(Numeral 3ro del Artículo 21 de La Declaración Universal de los Derechos Humanos)

 

.