Crónica de una Traición Anunciada

Bajo una dictadura, las elecciones no pueden emplearse como instrumento un instrumento

para lograr un cambio político significativo” (Dr. Gene Sharp)

 

 

 

 

Roger Vivas hace un comentario tremendamente pertinente, pretendiendo poner el parche antes de que aparezca el hueco.  Luego del anuncio de los resultados por parte del CNE, nadie podrá cantar fraude, porque todos aquellos que participaron de manera activa (como candidato) o pasiva (como electores), aceptaron las condiciones existentes… o la falta de ellas.  La mesa – todos lo sabemos – está servida para la manipulación de los resultados, el fraude más descarado y la más vil traición.  Después de la farsa electoral que se avecina el 7 de octubre, no habrá espacio para la protesta.  Peor aún: el candidato de la oposición podría aceptar su “derrota”, en cuyo caso, menos podrán los electores alegar que hubo fraude.

 

“La voluntad del pueblo es la base de la autoridad del poder público; esta voluntad se expresará mediante elecciones auténticas que habrán de celebrarse

periódicamente, por sufragio universal e igual y por voto secreto u otro procedimiento equivalente que garantice la libertad del voto”

(Numeral 3ro del Artículo 21 de La Declaración Universal de los Derechos Humanos)

 

.