Crónica de una Traición Anunciada

Bajo una dictadura, las elecciones no pueden emplearse como instrumento un instrumento

para lograr un cambio político significativo” (Dr. Gene Sharp)

 

 

 

 

Existen los “iluminados” quienes aseguran que con la abstención van a resolver la terrible tragedia que sufre Venezuela.   Comparten la idea que al no votar el estamento militar “se daría cuenta de que el pueblo no está con el régimen” y se produciría una “implosión” dentro de las filas castrenses.  En la historia de la humanidad, tal “fenómeno” jamás ha sucedido.  Puede que la abstención se combine con la sublevación cívica, que es muy diferente: entonces SÍ se produciría la implosión total o parcial, tal y como sucedió en Filipinas.

 

Lo que sí deberíamos de tener claro es que votar sin las debidas CONDICIONES es legitimar al régimen de los Hnos. Castro en Venezuela.  Queremos votar y, además, elegir… y para eso necesitamos la condiciones.  María Corina Machado, en su conferencia en Miami del año 2009, nos advirtió que votar en las farsas electorales montadas por los castristas en Venezuela era legitimar al régimen ilegítimo y tiránico que nos ocupa la patria.

 

Claro que ya pareciera ser muy tarde para tomar las calles en reclamo de nuestras condiciones y estamos entrampados por la vía electoral, donde si no votamos nos ganan sin trampas y si votamos nos trampean… sin contar la componenda entre el “candidato” de la “oposición” y el régimen.

 

“La voluntad del pueblo es la base de la autoridad del poder público; esta voluntad se expresará mediante elecciones auténticas que habrán de celebrarse

periódicamente, por sufragio universal e igual y por voto secreto u otro procedimiento equivalente que garantice la libertad del voto”

(Numeral 3ro del Artículo 21 de La Declaración Universal de los Derechos Humanos)

 

.